Archive
Ciudadanía

GUSTAVO HERMOSO

Foto Shorpy Historical Photo Archive.

Barrendero en la calle Washington, Nueva York, marzo de 1943.

Me atraen poderosamente las fotos antiguas. Esas fotos envejecidas, desvaídas que atraparon esos momentos de felicidad o insulsamente cotidianos. Es alquimia en estado puro, la esencia de la vida atrapada entre la emulsión y el objetivo. Es la sonrisa eterna, la mirada fija, la emoción detenida como un reloj que solo marca una hora.

No lo puedo evitar. Cuando contemplo esas imágenes viejas, en las que la vida se detuvo en un quinceavo de segundo, comienzo a calcular mentalmente cuántas de las personas que aparecen estarán vivas. A veces no hay duda, todas son un montón de huesos. En otras, por la cercanía de la instantánea, la suerte está repartida, pero en cualquier caso ya nada es igual. Los rostros, la ropa, los paisajes se han decolorado por el efecto de la química, que obstinadamente nos recuerda que el tiempo solo transcurre en un sentido.

Seguir leyendo...

GUSTAVO HERMOSO

Me cuenta un buen amigo, lector asiduo de esta página, que está un poco cansado de leer críticas y artículos de opinión sobre lo que viene siendo el monotema de este país, la crisis, la corrupción, el descrédito. Y tiene razón.

Me propone pasar a la acción a través de un sitio web donde se planteen soluciones efectivas para dar la espalda a aquellos que nos esquilman, torean y toman el pelo. Es más, plantea acciones que se podrían catalogar como de radicales, pero efectivas en el día a día. Los descomunales peajes energéticos que tenemos que pagar son un ejemplo y cómo pagar menos, no pagar o buscar fuentes alternativas de energía, en lo que se viene llamando conocimiento suprimido, son algunas de ellas.

Seguir leyendo...

GUSTAVO HERMOSO

Salvador Allende, en el centro, en la última foto en la que aparece vivo.

Qué extraño paralelismo me lleva a recordar a Salvador Allende en Navidad. Quizá sea la sensación percibida de que esta Navidad de 2012 es de las más tristes que recuerda la gente. Lo he oído en el mercado, en el quiosco de periódicos, en la administración de loterías, en el bar. España no está en guerra, al menos en una guerra de balas y fusiles, pero el estado en el que se vive es como de contienda. Desde que empezó la crisis, el gasto medio por persona ha descendido un 37% en Navidad. El consumo retrocede en todos los apartados, menos en el de alimentación, que se recupera tímidamente. Las penas con pan son menos.

Pero ¿qué tiene que ver Allende con esta Navidad?

Seguir leyendo...

GUSTAVO HERMOSO

Foto Shorpy. Comedor de leñadores en Minessota (1937)

Parece que no hubiera crisis. Muchos restaurantes están llenos los fines de semana con personas dando cuenta de paellas, solomillos y rodaballos. Quién se pase cerca de uno de ellos se asombrará. Es como si hiciéramos realidad la máxima de comamos y bebamos, que mañana moriremos. ¿Será por el fin de los tiempos que auguraron los mayas o por aquello de que me quiten lo bailao?

Bueno, no es sorprendente, a los restaurantes se va a comer y en fin de semana para celebrar algún aniversario con niños, suegra y abuela incluida. No se puede esperar otra cosa que gente comiendo. Es como si se va a un hospital y causa asombro el que esté lleno de enfermos y miasmas. No se puede decir que este país sea tierra de enfermos o de yantadores por esa simple observación.

Seguir leyendo...

GUSTAVO HERMOSO

Había en mi pueblo un hombre que bebía mucho. Era capaz de tomarse seis, siete, ocho copas seguidas. Estaba borracho casi siempre y todos nos preguntábamos hasta dónde podría llegar. Un día su hígado dijo basta y murió. Es posible que se pasara de su dosis diaria o que la acumulación de alcohol en su cuerpo fuera tal que no lo resistiera.

Día sí y día no conocemos de alguien que se ha quitado la vida porque iban a desahuciarle, lo que en román paladino viene siendo dejarle en la puta calle, a su suerte. ¿Cuántos suicidios hacen falta para que la Ley cambie?

Seguir leyendo...

VOZALTA

Sansón. Giovanni Benedetto Castigliane (1609-1664)

Esas fueron las últimas palabras de Sansón, juez de Israel, poseedor de una fuerza sobrenatural. Sansón cayó en desgracia seducido por una mujer, una de sus debilidades, y eso le costó los ojos y la vida.
La enemistad con los filisteos le venía de joven y se la tenían jurada mutuamente. El israelita salía siempre victorioso gracias al vigor dado por su larga melena, hasta que el enemigo descubrió la razón de su fuerza. Antes Dalila había intentado sonsacar el secreto de Sansón, pero este no dijo la verdad, hasta que al final tiraron más dos tetas y confesó. Le cortó las greñas y se acabó la fuerza del personaje.

Seguir leyendo...

VOZALTA

Foto: Harris & Ewing. Niños negros en Washington, Columbia (EE UU), 1911. Colección Librería del Congreso de Estados Unidos. (Shorpy)

Todos somos humanos, puesto que todos pertenecemos a esta especie. También se conoce humano, como lo “propio de esta especie y como adjetivo, comprensivo y sensible a los infortunios ajenos”. Por tanto, somos humanos.
Sin embargo, algo quiebra esta condición cuando quienes están hechos de la misma materia que el resto de sus congéneres, pierde el afecto y la sensibilidad por ellos.
Todos –los humanos– venimos naciendo igual desde hace millones de años y todos crecemos y morimos. Al final, cremaciones aparte, nuestros huesos serán polvo y nuestra memoria, barrida.
Mismos órganos, mismos miembros, misma sangre, mismos fluidos, mismos excrementos, misma condición, pero distintos sentimientos. Algunos de estos tan deshumanizados que hacen perder a quien los desarrolla la misma condición moral de humano.

Seguir leyendo...

PEROT

Se nos ha olvidado algo, y es que este país, este estado de bienestar, el conjunto de mejoras y de progresos sociales, económicos y laborales no ha caído del cielo como el maná en el desierto. Ha sido el producto de la lucha, del trabajo, de las libertades y del impulso personal de cada uno de sus ciudadanos de este país.
De ahí, el crecimiento económico, la sanidad pública, la enseñanza universal, el establecimiento de una clase media y, no lo olvidemos, también del desarrollo de fortunas personales, negocios y empresas de dimensiones inimaginables hace apenas 30 años.

Seguir leyendo...